¤Blogs Amigos

¿A qué edad se aprende a nadar? by El Blog de Paco

2018-01-17-22-10-21.jpg

Me llamo Paco Sánchez, de “El Blog de Paco” . Esta va a ser mi primera colaboración (y más adelante seguro que más…) para Mellizos el desafío.

Soy técnico acuático, que incluye profesor de natación, aquaerobic, matronatación, natación en el embarazo y un largo etcétera. También soy monitor de Ciclo Indoor y Gimnasio. Esto a media jornada y papá a jornada completaEn mis ratos libres, colaboro con varias personas y empresas, doy formación en primeros auxilios y DESA y  como tutor online.

Hoy me parecía interesante hablaros sobre una pregunta que me hacen a menudo: ¿A qué edad se aprende a nadar?

Antes de nada, me gustaría puntualizar que no hay una edad concreta, tampoco un momento exacto en el cual el niño no nada y de repente sí nada. Aprender a nadar es un proceso que dependiendo del niño y del profesorado es diferente.

Otra cosa es conocer la evolución normal de un niño, o también podemos llamarlo hitos del desarrollo. 

Voy a desarrollar el proceso de aprendizaje de la natación en 3 fases para que os pueda quedar más claro:

  1. En una primera fase podemos hablar de adaptación al medio acuático. Normalmente se suele dar con 2-3 años de edad. Los niños a esta vez ya están desarrollados a nivel motor y pueden realizar un montón de cosas tanto fuera del agua como dentro. Hay que tener en cuenta que todavía no son capaces de coordinar con exactitud con lo cual no podrán nadar, pero sí que podemos conseguir desplazamiento en el agua. A veces ocurre que, por lo que sea, se apuntan niños a nadar con 5 años o más pero nunca han hecho natación. Igualmente deberemos hacer una adaptación al medio siendo conscientes de que están desarrollados a nivel motor y pueden coordinar perfectamente, lo cual hará que su proceso sea más rápido.
  2. En una segunda fase superada la adaptación, procedemos a introducir posición en el agua, orientación, recursos y técnica. Ocurre como antes, dependiendo de la edad de los peques, deberemos ser conscientes de hasta dónde podemos llegar con ellos. Desde mi punto de vista me gusta mucho incidir en el tema postural y sobretodo que los peques se encuentren a gusto, se rían conmigo en el agua. Estar tranquilo y relajado es fundamental para un buen proceso de aprendizaje. 
  3. Y ya en la tercera fase que el niño sabe desplazarse, está a gusto y sabe flotar en varias posiciones, podemos empezar a incidir con más intensidad en la técnica propiamente dicha de los estilos de natación en el siguiente orden: crol, espalda, braza, mariposa.

En resumen, desde mi punto de vista, debemos conocer las 3 fases del aprendizaje y saber conectarlas con la fase de evolución o crecimiento del niño para que vayan parejo, no por tener más edad va a ser peor aprender ni por ser más joven va a resultar más fácil. Aquí tenemos mucho papel los profesores, que debemos empatizar, tener paciencia, saber estar, saber escuchar y enseñar lo mejor que podemos.

¿Vosotr@s qué opináis?

Estás Loca! by Lidita Swan

2017-11-30 21.48.37

Lidita Swan es una saldísima gaditana,  mami de una preciosa peque de 19 meses, bloguera maternal incansable y amante de las redes como yo. Tuve la suerte de conocerla hace algún tiempo y desde entonces no dejo de seguirla en http://www.liditaswan.blogspot.com.es, me tiene prendada! Gracias Lidita.

Soy mamá de una niña, sin duda es lo mejor que me ha pasado en mis 27 años de vida y no lo cambio por nada, pero sí que es verdad que desde siempre he querido ser madre de mellizos/gemelos, vamos me hubiese encantado vivir un embarazo multi.
Esto se lo comenté a Lorena y su primera frase es “estás loca” jajaja y seguro que lo estoy, primero porque no sé la dificultad que tiene la crianza de dos bebés a la vez.

A día de hoy agradezco que no me vinieran 2, porque la economía no nos podría permitirnos esa situación, aunque si hubiesen venido hubiésemos hecho lo que fuese.
Pero yo, desde siempre he pensado que me hubiese encantado tener un hermano mellizo/gemelo, y como eso ya no podía volver atrás vivía con la esperanza que mis hijos si lo fuesen. Es obvio que si criar a una niña sola es difícil, 2 tiene que ser la muerte, pero ¿Y la felicidad que eso puede conllevar? Verlos crecer juntos, saber que nunca van a estar solos y sobretodo son dos pedacitos de ti iguales ahí. Creo que es una suerte ser padres de 2 a la vez, yo siempre he dicho que si tuviese dos a la vez pues me evitaría tener otro parto.
Otra de las cosas que me apasiona de esto es la compenetración que tienen entre ellos. Estos días hablando con mamá de gemelos me comentaba que sus hijos se sincronizan para todo, para dormir, para despertarse incluso para ir al baño, ¿Qué misterio verdad? Me parece alucinante.
Ahora eso sí, y aunque digan que es mejor para ellos, yo no estoy de acuerdo con que a los hermanos los separen una vez llegan al colegio, me parece una tontería, están acostumbrados a estar juntos ¿Qué necesidad hay de separarlos?
Pero tengo que decir públicamente que a pesar de que hablo desde la ignorancia y que no sé lo que conlleva criar a dos pequeños a la vez, digo que admiro la capacidad de los padres (entiéndase padres como los dos géneros) de criar a sus hijos a la vez, en tanto en cuanto a la económica como al esfuerzo físico y mental. De estar solos como parejas a que aparezcan 2 a la vez tiene que ser un cambio brutal. Admiro el trabajo que desempeñan que no lo tienen fácil pero tengo claro que a pesar de la dureza merece la pena, y es que lo mejor del mundo es ser padres y si yo tengo a una que me mira y me derrito, no me imagino ellos cuando tienen a dos.
Seguro que sería una experiencia inolvidable.

El Lenguaje Secreto Entre Madres De Gemelos by Twinsecrets

Que tienen en comun

Gracias a Erika de www.twinsecrets.com por aceptar la invitación al blog y escribir sobre nuestro lenguaje secreto. Además de mamá de gemelos es creadora de la reciente Twin & Chic, una marca de moda infantil basada en criterios Slow Fashion.

Lorena, es como yo, madre de mellizos. Formamos parte de una misma comunidad, que está unida, al menos, por las siguientes particularidades, que sólo experimenta el 3% de la población:

  • Nos cambió por completo la vida en el mismo momento: el día en el que nos anunciaron que esperábamos 2 bebés a la vez.
  • Tuvimos un embarazo doble, con todo lo que ello conlleva, para bien y para mal.
  • Dimos a luz a dos bebés en un mismo parto. ¡Mujeres con superpoderes!
  • Intentamos sobrevivivir al horroroso postparto criando a dos recién nacidos a la vez.
  • Hicimos lo posible para alimentar de la mejor manera posible a dos criaturas que dependían de nosotras, en unos casos con leche materna y en otros casos con leche de fórmula.
  • Hemos inventando mil y una fórmulas para dormir a nuestros dos bebés a la vez, unas veces con más éxito que otras.
  • Hemos hecho malabarismos para bajar al parque solas con dos bebés que todavía no andaban.
  • Nos hemos visto ante la tesitura de decidir si en el cole debían ir juntos o separados.
  • Hemos sobrevivido a quitar el pañal a dos niños de 2-3 años a la vez con la locura que conlleva.

Y así puedo continuar hasta toda una vida, en la que como madres/padres de gemelos, nos enfrentamos a situaciones que, no es que nos hagan más especiales que los demás madres o padres, sino que nos hace diferentes, y parte de una comunidad.

Como a todo ser humano que forma parte de cualquier grupo, esto nos reconforta, y en ocasiones, nos evita dar algunas explicaciones, a sabiendas de que otro miembro de ese grupo va a entendernos mejor que nadie.

Porque tengo que reconocer que algunas veces, únicamente hablando con otra madre de gemelos, he conseguido encontrar el confort que he necesitado ante una situación difícil con mis gemelos; habiéndome sentido quizás incomprendida por otras madres, que aún con muy buena voluntad y empatía no pueden entender determinadas situaciones, por el simple hecho de que no las han pasado. Es como todo en la vida.

Es por esto que a veces nos juntamos entre nosotras, ya sea en la vida real o en la virtual, para hacernos preguntas, compartir, desahogarnos y alegrarnos.

Y de ahí han surgido numerosos blogs con la temática “gemelos” o”mellizos”. Pero lejos de que esto cree una especie de rivalidad entre nosotras, lo que hace es unirnos para fortalecer esta comunidad, en la que cada vez somos más, y nos entendemos mejor. Incluso entre desconocidas.

Qué me dices de las decenas de veces que nos cruzamos por la calle, y con sólo una sonrisa o un guiño de ojos, nos lo decimos todo. Cosas como “sé por lo que estás pasando”, “tranquila todo pasa”, “qué suerte que vayan los dos de la mano tranquilitos”, “qué monos son tu gemelitos”, “a los míos también les encantaba el chupete”, “qué tranquila vas que ya se te han dormido los dos”.

La siguiente fase, dependiendo de la timidez o del tiempo con el que cuentes, es entablar una conversación. Y la fase avanzada es, darse el teléfono, aunque sólo sea por la cantidad de veces que nos hemos parado a hablar con la misma madre de gemelos, y la media hora de conversación de cada ocasión. Y así es como, entre mis amigas, cuento con alguna madre de gemelos que he hecho de manera totalmente casual, y que ahora se ha convertido en confidente. Seguro que todas tenéis una. ¿A qué si?

 

Anuncios