☆Burnout. Ojo Mamás Se Presenta Sin Avisar

estresada3

Ha pasado mucho tiempo desde que tuve un encuentro con Burnout.

Mis chicos tenían como año y medio cuando mi 50% tuvo que marcharse durante 4 meses fuera de casa por motivos laborales, volvía a casa todos los fines de semana así que de lunes a viernes me convertí en madre soltera de mellizos. Por suerte o por desgracia, no contamos con la ayuda de nadie, así que el cuidado y la crianza de nuestros hijos es 100% nuestra.

Mi día a día era levantarme por las mañanas, preparame yo, preparar a los bebés, darles el desayuno y dejarlos en la guardería a las 8,00h para irme a trabajar hasta la hora de recogerlos a las 16,30h.

Cuando llegaba a casa era un no parar, la casa, darles la merienda y ya empezar con la preparación de la cena, las ropas, los cambios de pañales, los lloros,  ya caminaban y no paraban de tocar todo lo que había al alcance, el baño y la hora de dormir.

Ay! La hora de dormir!, maldito momento interminable. Mi 50% los había acostumbrado a dormir en sus brazos, los dos a la vez. Como lo maldije.  No había manera de que conciliaran el sueño. Recuerdo que en una de las llamadas que me hizo una noche le eché una bronca descomunal culpándolo de lo que me había hecho, el pobre no sabía por donde iban tiros. Nos daban las 12h, yo rebentada y no veía el momento de poder descansar. Todavía hay veces que el recuerdo de aquellos meses me pasa por la cabeza y me pregunto como pude ser capaz de sobrevivir.

No recuerdo haber sentido jamás un cansancio tan bestial acompañado de tristeza, pensé que estaba enfermando.  Tan intenso fue que llegó un  día en que al acabar de trabajar sentí que  no quería volver a casa, no quería que la jornada acabara porque lo que me esperaba el resto del día, un día tras otro era horrible.

No recuerdo haber llorado tanto, llorado de importencia, de agotamiento físico y mental, de no poder contarle a nadie lo que me estaba pasando, pensé que igual pensarían que era una floja, que no era capaz de asumir mis responsabilidades del día a día.

Una mañana me levanté y después de dejar a los peques en la guardería llamé al trabajo diciendo que no me encontraba bien y me fui al médico dispuesta a coger la baja. Le expliqué a mi médico la situación y lo mal que me encontraba, por suerte me entendió y como el resultado de la analítica fue perfecto, me dijo: tranquila, estas cosas a veces pasan, la sobrecarga y el querer llegar a todo. Lo importante es que veas el final del túnel y te prepares por si vuelve a pasar.

Envié al trabajo la baja de diez días (sabía que no necesitaba más) alegando gastroenteritis, estoy segura de que no me hubieran entendido si hubiese explicado la verdad. Durante esos días descansé cuerpo y mente mientras ellos estaban en la guardería, incluso comí todos los días (cosa que había dejado de hacer por la apatía).

Recuperé fuerzas y preparé mi cabeza por si a Burnout se le ocurría acecharme otra vez.

De esta aprendí que no se puede llegar a todo, desde entonces me da igual cómo esté todo en casa, que lo primero son ellos y yo y que lo que no haga hoy lo haré mañana.

 

Anuncios

2 comentarios en “☆Burnout. Ojo Mamás Se Presenta Sin Avisar”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s