☆El papá de mellizos

cpt_1478284235453Guardo buenos recuerdos de mi infancia, pero hay uno que ocupa un lugar muy especial y que ha marcado muchos aspectos de mi vida,  mi padre.

La maternidad va asociada a la mujer porque es la que sufre o disfruta el embarazo, la que pare, la que amamanta, la que establece el primer vínculo, la que siente y un  sinfin de cosas más.

Pero que pasa con el que pone la semillita?

Cuando supe que esperaba mellizos pasaron mil cosas por mi cabeza, entre ellas miedo no sólo por los riesgos del embarazo y el parto gemelar, también por el después. Verme a solas con dos bebés demandantes y sin manual de instrucciones, sin saber como me encontraría, si iba a poder llegar a todo. Porque es maravilloso ser mamá de mellizos pero también muy duro.

La presencia, el apoyo moral, la involucración y la paciencia infinita del papá es importantísima durante el embarazo gemelar todos los sintomas son por dos, empiezan a sentirlos antes y la intensidad es doble, la tormenta hormonal que se sufre es espectacular y la posterior recuperación más si es el caso de cesárea como el mío (nadie nunca me explicó lo que duele!!!).

Durante los 8 meses de embarazo no me ha faltado su apoyo moral, su compañía a las visitas del obstetra, tampoco a las clases de preparto, ni una noche de masaje en las piernas para evitar el hinchazón, su presencia en la sala de partos bien disfrazado de cirujano, hemos compartido durante 5 meses las noches interminables de cólicos del lactante, los cambios de pañales, las tomas de biberón, los baños, las idas y venidas a la farmacia de guardia… X dos!. Pero lo más de lo más verme guapa todos los días (tomen nota papás) antes, durante y después aunque con 17kg de más.

Ahora que mis mellizos son un poquito más autónomos tenemos distribuidas las tareas, cuando de dos pasas a cuatro, el orden, los horarios y las rutinas son imprescindibles. Si son al 50% todo es mucho más sencillo, necesitamos compartir a solas el tiempo que nos sobra al final del día.

Sabía que no me equivocaba, que mis hijos han tenido la misma suerte que tuve yo y que espero que así lo valoren y recuerden cuando tengan mi edad.

Gracias mi 50%, sin ti no hubiera sido posible.

Anuncios